Faith no more

Lo que más me impactó de mi viaje al Líbano es que la frase “creer o reventar” no tiene sentido.